jueves, 15 de febrero de 2018

Volviendo en otoño a la Alhambra de Granada


Cuando estaba interno en el Colegio Ave María subía con mucha frecuencia a la Alhambra, bastaba presentar el carnet de estudiante para acceder, durante cuatro años la tuve siempre enfrente disfrutando sus colores y formas con todas las luces del día y también con la iluminación o las sombras de la noche. Ahora no es tan fácil acceder, normalmente hay que comprar la entrada con muchos días de anticipación y a los Palacios hay que entrar a la hora fijada, por eso para subir y visitar la Alhambra por dentro tenemos que tener una especial y buena razón para hacerlo que suele ser la visita de algún buen amigo o familiar cercano que quiere conocerla, esta vez la razón para volver nos la facilitaron Ramiro, Carolina, su madre Yuyi y su hijo Tomás que vinieron desde Argentina a admirar este lugar único. A ellos les dedico esta entrada al blog.

Desde la Alhambra parte del bosque y Sierra Nevada al fondo, todavía con poca nieve:

Desde la Alhambra tendremos presente casi en todo su recorrido el Albayzin, barrio que ocupa la colina de enfrente y por encima del río Darro:

Al fondo la torre donde se encuentra la Puerta de la Justicia, de la que hablaré después, y estos cañones en la explanada junto al Palacio de Carlos V:


Puerta del Vino, entre los palacios nazaríes y la Alcazaba:

Una de las fachadas del Palacio renacentista de Carlos V que empezó a construir, destruyendo parte de los palacios árabes,  para que fuese su residencia en Granada y que nunca habitó:

Fachada principal del Palacio de Carlos V:


 Parte del patio del Palacio de Carlos V, lugar que es aprovechado en verano para los conciertos con orquesta de los famosos festivales de música de Granada:

Una vista curios de una esquina del Patio de los Arrayanes vista desde el Palacio de Carlos V:


El Albayzin desde la Alhambra:

Torres de la Alcazaba (parte militar de la Alhambra):





En medio de la fotografía se aprecia (en restauración) la torre de la iglesia de San Nicolás en el Albayzin donde se halla el mirador que hizo famoso (desde entonces está siempre lleno de gente) el presidente americano Bill Clinton que siguiendo el consejo de su suegra pidió ir allí cuando estuvo en Granada para ver la Alhambra con el "atardecer más bonito del mundo":


Accedemos a la Alcazaba o zona militar del reciento:


En esta Plaza de Armas había numerosas viviendas y construcciones de los soldados de la época:



El Albayzín con sus "cármenes" (casas con huertos) que dan apelativo a Granada:


En un lado del Albayzín y a media altura de la cuesta del Chapiz se encuentra el colegio Ave María que en el siglo XIX fundara el gran pedagogo Don Andrés Manjón que escolarizó a los gitanos del Sacromonte y luego fundó escuelas, colegio, formación profesional o magisterio para formar maestros que siguiesen el trabajo que él inició. En este colegio estudié 3º, 4º, 5º y 6º de bachillerato con la vista siempre presente de la Alhambra.

El Albayzín, ala derecha el Sacromonte:

El Patio de Armas:


Acceso a la Torre de la Vela, donde acceden el dos de enero (día de la Toma de Granada) las mujeres que quieren casarse en ese año a tocar la campana de la Vela:

Bajando de la Torre de la Vela pasamos por el Jardín de los Adarves:





Desde aquí se puede ver parte del edificio de la Fundación Rodríguez Acosta que merece una visita por su contenido, por su edificio y por sus vistas y jardines:

Fuente en el Jardín de los Adarves:







El gato no sabemos si siempre vivió allí, es un funcionario de la Junta al servicio de la Alhambra o un okupa:






Nos dirigimos ya para visitar los palacios y accedemos junto al Patio de Machuca:

Seguimos por la sala del Mexuar:









Desde la sala del Mexuar volvemos a ver el Colegio del Ave María, mi colegio:

Vistas del hermoso barrio del Albayzin que tantos secretos atesora y resguarda de siglos: casa árabes, palacios renacentistas, conventos e iglesias mudéjares, caserones decimonónicos...


A través del patio del Cuarto Dorado o del Mexuar vamos en busca del Patio de los Arrayanes:


Patio de los Arrayanes y al fondo la Sala de la Barca y el Salón de Embajadores:






Vistas del Patio de los Arrayanes desde el Salón de Embajadores:




Ahora accedemos al Patio de los Leones:




Cúpula octogonal de la Sala de los Abencerrajes:

Exterior de la Sala de los Abencerrajes:

Por no estar adaptado todo el recorrido de la Alhambra para sillas de ruedas tuvimos que abandonar la visita aquí parte de nosotros para que los demás pudiesen continuar por la Sala de las Dos Hermanas, el Mirador de Daraxa, la zona de los Baños o el Patio de Lindaraja que veremos de nuevo en otra ocasión.

Accedemos ahora a los Jardines y Palacio del Generalife que era la residencia estival delos reyes árabes:

Patio de la Acequia:


Patio del Ciprés de la Sultana:





Estamos ahora en el Generalife enfrente del Barrio del Sacromonte, arriba del cerro y por encima de las murallas se aprecia San Miguel Alto:

Patio del Ciprés de la Sultana::


Escalera con las barandillas de agua:

Parte de la Alhambra vista desde el Generalife:





Al fondo la Iglesia de Santa María de la Alhambra y a la derecha los Palacios y la Alcazaba de la Alhambra:


La Torre dela Vela con la campana y las banderas, delante los palacios nazaríes:

Magnífico trabajo de taracea en una de las tiendas y taller artesano que se conservan dentro de la Alhambra:


Los cristianos constuyeron la Iglesia de Santa María de la Alhambra de donde sale en procesión la imagen de la Virgen de las Angustías  (Santa María de la Alhambra) que es una de las más vistas de la Semana Santa granadina, especialmente cuando pasa por la Puerta de la Justicia:


En meses pasados hubo una expòsición temporal en la Alhambra sobre la Puerta de la Justicia, quizás el acceso principal al recinto amurallado hasta el siglo pasado y presente en la obra pictórica de numerosos artistas:





Bajando por el bosque de la Alhambra nos encontramos con numerosos monumentos, éste está dedicado al escritor americano que hizo famosa la Alhambra en todo el mundo en el siglo XIX, Whasington Irving, que escribiera a partir de las leyendas populares su famoso libro "Cuentos de la Alhambra":
 


Subida por el bosque de la Alhambra a partir de la puerta de las Granadas:





Puerta de Bib-Rambla que una vez que fue desmontada de su luegar original en el centro de la ciudad fue reinstalada en medio del bosque de la Alhambra:







Pequeño pilar de mármol de la cercana Sierra Elvira:

Otoño en el bosque de la Alhambra:


Por la parte de abajo de la Puerta de la Justicia nos encontramos con el impresionante pilar renacentista de Carlos V que nos da la bienvenida en nuestro acceso a pie a la Alhambra:


Subiendo a pie por la cuesta de Gomérez nos introducimos en el bosque de la Alhambra a través de la Puerta de las Granadas:


Y aquí finalizamos este paseo, no del todo completo, por esta joya patrimonio de la Humanidad que es la Alhambra de Granada. Esperamos que Ramiro, Carolina, Esther y Tomás guarden un grato recuerdo de su visita y no tarden en volver.